En verano podemos disfrutar de ascensiones clásicas a las cumbres más emblemáticas de los Pirineos, esos gigantes dormidos que nos esperan ansiosos de mostrarnos sus glaciares y sus inmejorables panorámicas.

Desde ascensiones más accesibles, hasta las más técnicas que requieren el uso de cuerdas, crampones, piolet…

No dudes en consultarme cualquier duda o propuesta que se te ocurra.

Otros caminos son posibles para llegar a las cumbres más altas de los Pirineos, a través de escarpadas y vertiginosas crestas, las cuales nos ofrecen unas perspectivas inmejorables mientras jugamos con el vacío bajo nuestros pies, aquí, velare al máximo por vuestra seguridad.

Cuándo las descubras no querrás bajar de ellas…

Si tu ilusión es algún objetivo a largo plazo, te puedo ayudar a conseguirlo.

 

No hay mejor manera de empaparse del salvaje ambiente de la alta montaña, que adentrándose en ella durante varias jornadas por sus altas rutas, lejos de la civilización y sus bullicios.

Estas rutas conocidas como trekkings nos permitirán conocer la morfología de algunos de los macizos más emblemáticos del Pirineo.

Algunos de los lugares son el P. Nacional de Ordesa, el P. Nacional de Aigüestortes, el P. Natural Posets-Maladeta…

Descubre nuevas sensaciones, el vacío a tus pies y la adrenalina en tu cuerpo, experiencias para todos los públicos con las vías ferratas y cursos de iniciación y para los ya iniciados los cursos de escalada clásica y las vías de grandes paredes.

Las mejores vistas del entorno siempre están en las alturas, anímate y descúbrelo.